Brasil y Argentina deciden construir PH Garabi Imprimir
Escrito por Administrator   
Jueves 27 de Noviembre de 2008 00:00

Tres empresas se postulan para realizar estudios de preinversión

Tres oferentes se presentaron en la licitación para realizar los estudios previos a la construcción de la central hidroeléctrica Garabí, un proyecto que Argentina y Brasil planean poner en marcha sobre el río Uruguay, en la frontera común, informaron hoy fuentes oficiales.

emplazamiento PH GarabiLuego que los presidentes Cristina Fernández de Kirchner y Luiz Inacio Lula da Silva decidieron poner en marcha dos obras para las provincias de Misiones y de Corrientes y el Estado de Rio Grande do Sul, Brasil, el 25 de febreeo de 2008, ambas sobre el río Uruguay: la construcción de la represa hidroeléctrica de Garabí y de un nuevo puente binacional.

Las propuestas recibidas incluyen la realización de los 'estudios de inventario del tramo compartido entre Argentina y Brasil del río Uruguay', explicó el ministro argentino de Planificación, Julio de Vido.

'La evaluación de esta presentación estará lista el 19 de diciembre para entregarla a los presidentes' de Argentina, Cristina Fernández, y Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, quienes dieron la orden de 'acelerar los tiempos de esta realización', aseguró el ministro.

Los oferentes son un consorcio integrado por las compañías argentinas Esin Consultora y Proa y la brasileña Engenharia, otro llamado Consorcio Internacional de Empresas del Río Uruguay y un tercero denominado Alto Uruguay e integrado por firmas de los dos países involucrados en el proyecto.

Fernández y Lula ratificaron en febrero último su decisión de construir Garabí a pesar de las advertencias de especialistas sobre los impactos sociales, económicos y ambientales que tendrá la hidroeléctrica.

El proyecto, concebido hace 35 años, fue desarchivado en 2007 ante la crisis energética que sufrió Argentina y las advertencias de que Brasil puede sufrir un nuevo 'apagón'.

Originalmente, la iniciativa preveía la construcción de una planta, pero luego se resolvió que sean dos, a las que se denominará Garabí y Santa María.

La primera tendrá capacidad para generar 1.800 megavatios y una cota de 74 metros, en tanto que Santa María, con una cota de 94 metros 800 megavatios de potencia instalada, estará ubicada a unos 50 kilómetros de Garabí.

Fuentes oficiales explicaron que la licitación tiene por objeto contratar a una consultora que durante 18 meses evaluará el río Uruguay en la zona donde se prevé el emplazamiento de las presas.

El comienzo de las obras en la zona de los Saltos de Garabí, entre la provincia argentina de Corrientes y el estado brasileño de Río Grande do Sul, está programado para el segundo trimestre de 2011 y el complejo hidroeléctrico debería estar en funcionamiento para finales de 2015.

Antecedentes

Un informe brindado a empresarios misioneros y correntinos por Sergio Cangiani, catedrático de la Universidad del Nordeste, repasa la historia y el por ahora hipotético futuro del complejo hidroeléctrico de Garabí, que se ubica en el triple límite entre Misiones, Corrientes y Rio Grande do Sul. Sus antecedentes se remontan a 1972, cuando se firmó el primer convenio para estudiar el aprovechamiento del tramo del río compartido -de 735 kilómetros de longitud- desde la desembocadura del Pepirí Guazú hasta la del Quareim.

El primer estudio de factibilidad indicaba que la central tendría una potencia instalada de 2.900 megavatios, con un embalse que inundaría 81.000 hectáreas en ambas márgenes. Como varios pueblos de esta provincia podrían ser afectados, se oyeron críticas debido al fuerte impacto ambiental, con las negativas consecuencias sociales pertinentes.

En 2003, la consultora Cenec-Denison presentó el denominado proyecto Garabí XXI, que modificó el anterior: básicamente contempla dos diques sobre el Uruguay en Garruchos (Corrientes) y en San Javier (Misiones), con la misma altura de 19 metros de caída, 18 turbinas tipo Kaplan con una potencia de 2.800 megavatios, superior por ejemplo a la de la represa Salto Grande. Respecto de los terrenos por anegarse bajo el embalse, se reducirían a 32.000 hectáreas.

En 2004, los presidentes Néstor Kirchner y Lula suscribieron el Acta de Copacabana, donde quedó establecida la necesidad de aumentar la cooperación mutua en materia de intercambio energético y se insistió en la necesidad de erigir Garabí, dando lugar a la participación de iniciativas privadas. Industrias Metalúrgicas Pescarmona (Impsa) presentó entonces otro estudio que plantea tres cierres en Garabí, San Javier y Santa Rosa para generar 2.600 megavatios, con una energía media anual de 13.800 gigavatios hora/año.

Ubicación

Ubicaciín PH GarabiArgentina, en el centro geográfico de la enorme cuenca del Plata, enmarcada por sus afluentes más caudalosos: los ríos Uruguay y Paraná, tributando en este último el río Iguazú. Representa el 0,8 % del total del territorio argentino. Debido a las pronunciadas pendientes de su relieve, clima húmedo y elevadas precipitaciones, aproximadamente 1.900 mm anuales, se despliega una importante red hidrográfica, que desagua en los tres colectores principales mencionados, que en conjunto drenan 62 subcuencas provinciales, cuya superficie es de 30.719 km².

La provincia, originariamente tenía 2.700.000 ha de selva tropical. En la actualidad se estima esta superficie en sólo 1.000.000 ha, lo que significa un 37% del territorio provincial. Éste representa al último remanente continuo de selva paranaense del mundo, que contiene más de 2.000 especies de plantas vasculares, 1.000 especies de vertebrados, de los cuales 548 son aves, 120 son mamíferos, 79 son reptiles, 55 especies de anfibios y más de 200 especies de peces en los ríos y arroyos territoriales, más un número indeterminado de flora y fauna aún desconocidos.

Los ríos Paraná, Uruguay e Iguazú y sus entornos, como bienes de la naturaleza y como recursos naturales son para el humano un sistema productivo múltiple e integrado (acuático, terrestre, anfibio y aéreo) e integran la parte principal de la Cuenca del Plata, que a pesar de las más de cuarenta represas que soporta, las decenas en ejecución y construidas en las cuencas del Iguazú y el río Uruguay, convierte a esta región en un corredor climático y biológico absolutamente peculiar.